sábado, 28 de julio de 2012

250. MISSING

Como últimamente tiendo a desaparecer durante un tiempo de estos lares, pues ya he decidido que no hace falta disculparse, que la desconexión se presenta como una forma de vida, necesaria y que no avisa. Por suerte, el periodo vacacional es el momento perfecto para perderse en la montaña, en una isla desierta, en el fondo de una cueva, en  la copa de un árbol milenario, en cualquier lugar donde no llegue cobertura, facebook, wassap, twitter ni señales de humo.

El propósito de esta terapia es que vuelvan las ideas a la mente, que se depuren todos esos vicios acumulados por horas de trabajo y preocupaciones, algo diferente que hace al motor continuar en buena forma y con fuerzas para idear, accionar y siempre a vuestro lado...hasta una próxima entrada. 

3 comentarios:

  1. Hasta la vuelta entonces. Yo he venido hace un rato del pueblo, en los Monegros, y allí "casi casi" puede decir uno que está desconectado de internet o el móvil.

    ResponderEliminar
  2. Entonces habrá que esperar. Pero vuelve, ¿eh? Que algunos se toman la pausa eterna...

    ResponderEliminar
  3. Estaremos pronto en activo...un abrazo.

    ResponderEliminar